TEXTOS, ILUSTRACIONES Y DIBUJOS DE LA SAGA DE LOS CONFINES

El Arte de Los Confines es un proyecto en conjunto entre la escritora Liliana Bodoc y el ilustrador Gonzalo Kenny, para ilustrar de a poco el universo creado por la escritora en su trilogía "La Saga de Los Confines". Los invitamos a todos a encontrarse con los personajes de esta maravillosa obra, conocer textos inéditos de La Saga y perderse en cada uno de los rincones de Los Confines. Esperamos que disfruten todo el material aquí presentado y puedan dejarnos sus comentarios y opiniones. Cálidos saludos para todos,
Liliana y Gonzalo.


2011-03-10

Poemas para Niños III

La muerte de María Elena Walsh me llevó de regreso a unos poemas para niños que escribí y olvidé varias veces. Estos son apenas algunos, dos o tres de los cuales tiene “borgeana inspiración”, con perdón del maestro.
Ocurre que, como María Elena Walsh sostenía en su obra, los temas no tienen edad.
Pueden leer los Poemas anteriores aquí.
Liliana Bodoc


Las 4 maravillas del mundo

        Aire que silba
        Fuego que fuega
        Agua que corre
        Tierra que espera

        Agua más Tierra, arcilla
        Agua más Aire, espuma
        Fuego más Agua, agua calentita
       
        Aire con aire, flauta
        Tierra con tierra, huerto
        Fuego con fuego, amor
        Agua con aguacero
                       
        Apenas cuatro esencias,
        cuatro dulces puñados
        en el caldero,
        ¡y ya olía a magnolias
        el Universo!
       
       

Noche de diablos
                           
        En la noche más noche
        se encienden las antiguas
        hogueras de los diablos. 
        Deambula el hechicero
        sobre el caparazón de una tortuga.
        Un antifaz mastica
        la carne de una fruta misteriosa.

        Cara sobre otra cara,
        las máscaras invitan
        a ser lo que no somos,
        lo que jamás seremos:
        cometas emplumados,
        brujos con cinco sombras,
        marionetas de fuego.

        En la noche más noche
        las máscaras batallan
        y bailan por sus vidas.
        Desenvainan espadas,
        escupen luz de pólvora y veneno.
        Un antifaz ovilla
        el largo cuerpo azul de una serpiente.
       
        En la noche más pozo de tan negra
        las máscaras invaden las ciudades,
        se suben a los techos
        y desde alli convocan a la fiesta.
        Que salgan los huraños,
        que ría el que no ríe.
        Que convide el avaro,
        que mientan los honestos,
        que brinquen los ancianos...
       
        Máscara sobre cara,
        en la noche más noche,
        somos otros.
       
        Cuando amanezca
        las máscaras caerán detrás de los bostezos
        a dormir por lo que dure el frío.
        Acabado el festejo,
        para dicha y desdicha,
        volveremos a ser nosotros mismos.



Primera persona

        Yo, primera persona del singular.

        Yo tengo
       
        Pero Yo no soy Tengo
        porque
        si un huracán se lleva todo
        y me deja tan solo con lo puesto.
        Yo seguiría siendo.

        Yo estoy.
       
        Pero, atención,
        porque aunque cambie de lugar,
        aunque cambie de barrio y de ciudad
        yo sigo siendo.

        Por las noches yo duermo
        pero no soy Dormir
        porque cuando despierto
        sigo siendo

        Yo canto.
        ¿Y si no canto?
        Yo juego.
        ¿Y si no juego?
       
        Yo estoy aqui y allá
        yo tengo, yo no tengo
        yo canto y desencanto
        yo esta tarde no juego
        pero yo sigo siendo.
       
        Yo soy yo cuando Soy.
               
        No soy Tener.
        No soy Estar.
        Yo soy
        Ser
        en primera persona del singular.

2 comentarios:

  1. Mi muy admirada Liliana:
    Tus poesía es maravillosa. Tus poemas, tus Confines, tu Zorás, tu Wilkilén. Tu Kupuka. Todos tan simples y tan profundos; tan mágicos y tan verdaderos; tan con olor a pan calentito de Vieja Kush.

    No sé si te acordás de mí. Te encontré un día de primavera en una cafetería de Buenos Aires; una niña que, maravillada por la fantástica escritora que tenía delante, le mostró ingenua los primeros capítulos de su propia "novela", en gran parte inspirados por ella.
    Te imaginarás la felicidad cuando, casi cuatro años después, encontré este blog. Los felicito a los dos por su arte que llega al corazón.

    Un abrazo,
    Azul

    ResponderEliminar
  2. Querida (sí, a estas alturas de leerte, eres muy querida) Liliana: cada palabra cargada de tu poesía sigue acunándome. Descubro ahora tu poesía en verso y sigues llenándome con tus palabras. Como toda poesía que llega directo a la piel, a la garganta, al alma, es imposible describir las sensaciones.
    Mil gracias, Liliana, por entregarnos un pedacito de cielo, de mar y de tierra con cada palabra.

    Un abrazo,
    Carolina

    ResponderEliminar